viernes, 11 de diciembre de 2015

Si quieres conservar los amigos...

como decía mi abuelo, si quieres conservar los amigos no hables ni de política ni de religión.
Y es algo que he mantenido al pie de la letra siempre que he podido o la amistad me lo ha permitido. Ha habido amistades que han querido discutir temas engorrosos, controvertidos, etc... Lo siento mucho, no soy una persona amiga de los debates y discusiones, soy tranquila, e igual que respeto otras mentalidades, quiero que respeten la mía, y visto que el respeto es uno de los valores que no se inculcan en todos los colegios o en todas las familias, o por culpar directamente, uno de los valores que no cala en la sociedad, no hablo abiertamente de lo que pienso. Incluso si me preguntan, evadiré los temas. No soy cobarde, soy consciente de quién tengo delante y de si la discusión merecerá la pena, o si por el contrario, hará que pierda otra amistad más.
Porque sí, hay ciertas discusiones (entendidas de manera literal, no en el mal sentido), que desgastan las amistades desde el punto y hora en el que tu amigo presume de respetar otras ideas pero quiere hacerte ver que la tuya es: retrógrada/progresista/extrema/superficial/un largo etcétera.
Como he visto a lo largo de mi vida que si se da una opinión, siempre habrá alguien que quiera echarla por tierra, prefiero reservarla para mí y no discutir. En muchos casos incluso la cultura que se tenga para hablar del tema es un punto en contra porque el interlocutor no la aprecie o como ignorante no la sepa apreciar. (es lo que tiene la ignorancia, en cuanto presumes de su carencia, se hace más presente que nunca).
La única opinión política, aunque yo la veo más de sentido común, humanidad y corazón, es la condena de cualquier terrorismo y abuso de poder para crear terror y acabar con vidas. Usar las palabras "libertad" y/o "Dios" como si fuesen banderas para justificar asesinatos, masacres, y muchas más atrocidades me parecen una de las mayores locuras de la humanidad. Pero no una locura enferma, pobres enfermos mentales y sus familiares a los que se les robe el concepto de su estado de salud para nombrar esto. No. Me refiero a pura locura, ciega en muchos casos, inepta en otros.
Ésa será la única opinión política que podrán leer aquí, mi condena a cualquier tipo de terrorismo y barbarie.
Ni perdono ni olvido, ni el terror ni a las víctimas. 


1 comentario:

  1. Y de verdad ya no habrá más blog?
    Con lo que me he divertido leyéndolo!!!!!!!
    Espero que vuelvas con tus posts breves pero muy amenos.
    Saludos desde Colombia.

    (No te he dejado comentarios en cada post porque sino no hubiera acabado nunca)

    ResponderEliminar